CEDU Difunde: Presidente de la CEDU: "Hay que reinventar el modelo económico"

Guillermo Varela cree que el avance de la tecnología y las empresas 2.0 obliga a pensar en una reformulación del sistema, un tema en el que aún existen resistencias de empresarios y políticos, afirma

Director de empresas de software, prefiere definirse como emprendedor y no como empresario porque «la mayoría de las veces perdí el partido». Hoy está al frente de Plexo, firma de soluciones de pagos digitales, la desarrolladora de software Handsoft y preside la Cámara de Economía Digital (CEDU). Cree que el mundo y el consumidor cambiaron y por ello el modelo económico necesita reformularse. Sobre el avance digital asegura que no hay que temerle y que la legislación debería aggionarse a los cambios y no prohibirlos como primera medida. «No hay que tener tanto miedo a lo que viene», dice. Tiene 51 años, nació en Montevideo. Está en pareja, tiene un hijo y se declara muy hincha de Peñarol

Plexo es un spin-off de su empresa de software, Handsoft. ¿Qué lo motivó a lanzarse al mundo de la economía digital?

La historia se remonta a la época en que Handsoft empezaba a intentar construir productos y servicios para utilizar el celular como medio de pago. Nació como una unidad de negocios y después cobró vida propia, se volvió un spin-off que se llamó Micropagos. Esa empresa siguió creciendo y fue adquirida por InSwitch, entonces entré en un período de no competencia por 30 meses. Culminado ese proceso —InSwitch había crecido mucho, se abocó más a plataformas en el exterior y puso foco en otros negocios— me decidí a volver a emprender en lo mismo que había emprendido y había vendido. Así nace Plexo, y ya era otro mundo. Micropagos empezó en 2007, y en esa época ir a casi cualquier empresa y advertir que habría a futuro un modelo sustentable que implicaba pagos electrónicos —en un mundo donde nadie confiaba en dejar la tarjeta—, era demasiado aventurero. Hoy es más fácil, no tengo que pasar por el filtro de convencer de ese futuro, porque es el presente.

¿Cuál de los servicios y productos que ofrecen es el más importante para la empresa?

La importancia depende de a quién le preguntes: el contador de la empresa, que mide las cosas en términos de cuáles son rentables, te va a decir que el switch de pagos es el corazón del negocio. Es la herramienta que permite a las firmas vender y cobrar a través de Internet, y que los usuarios puedan pagar con tarjeta. Si me preguntás a mí, estamos con una visión un poquito más concentrada en el mediano y largo plazo. Creemos en unas modificaciones sustanciales que va a haber en la industria, particularmente la desaparición del efectivo, y en la complejidad que requieren los cambios y las necesidades de nuevas herramientas y servicios, al punto tal que pregono que hay que reinventar todo el modelo económico. Y a partir de ahí hay que reformular todo: resetear a cero el sistema tributario, avanzar en la automatización del sistema productivo. Ahora que vivimos un momento de pánico (por el coronavirus) estamos casi ante un ensayo obligado y concentrado del futuro. Porque estamos aislados, pero estamos hiperconectados y es razonable pensar que una pandemia sin tecnología hubiese sido mucho más letal. Y sin economía digitalizada obviamente será más desfavorable para la sociedad que si hubiésemos hecho los deberes antes. Hoy la tecnología nos permite mantener actividades cotidianas que en el pasado no habríamos podido hacer. El teletrabajo funciona, pero requiere de procesos, cultura, control y compromiso, si no es un caos.

"Ahora que vivimos un momento de pánico (por el coronavirus), estamos casi ante un ensayo obligado y concentrado del futuro. Porque estamos aislados, pero estamos hiperconectados"
 
¿Cuáles son las perspectivas de crecimiento de Plexo, también considerando la llegada del coronavirus a Uruguay?

En los últimos cuatro días (N. de R.: la entrevista fue el martes) el tráfico de compra-venta a través de Plexo subió un 30%. Eso es mucho crecimiento. Y tiende a mantenerse, no fue un pico.

30% Es el porcentaje de crecimiento del tráfico de compraventa registrado por los clientes de Plexo, entre el sábado 14 y el martes 17, tras conocerse los primeros casos de coronavirus en el país.

La economía digital está revolucionando los negocios en el mundo. ¿Cómo aterriza esa tendencia en Uruguay?

El mundo cambió. El lector seguramente acompañe esa definición, pero si él no cambió en su visión, preparación y ejecución de esas transformaciones realmente no cree que el mundo varió drásticamente, sino más bien que hay unos cambios que no lo van a afectar. A veces tengo discusiones con amigos que tienen empresa y me siento todavía obligado a evangelizar, no hay mucha consciencia. La mayoría de los empresarios son el dueño de Blockbuster cuando Netflix tenía sus primeros abonados; te dicen «tenés razón pero para eso falta mucho y todo demora en llegar a Uruguay», y ambas cosas son falsas. Ahora un enfermo en China nos contagia en dos meses como mucho, y dos meses no te dan para prepararte adecuadamente. Basados en esas premisas, la empresa está enfocada en evangelizar y construir los productos para que eso sea viable.

"La mayoría de los empresarios son como el dueño de Blockbuster cuando Netflix tenía sus primeros abonados"
 
La conclusión es que el consumidor uruguayo también viene cambiando a lo digital.

Por suerte los uruguayos han evolucionado a favor de la economía digital al punto de que han hecho por primera vez en la historia de la economía que el centro de atención esté en el usuario. Los sistemas de pago se basaban en lo que proponía el banco o el gobierno y el consumidor tenía que adaptarse. Ahora, y es uno de los beneficios de la economía digital, es el usuario el que exige la excelencia del servicio porque además nos prueba contra experiencias que tiene en el exterior o apps que vienen de otros países. En ese sentido, por ejemplo, los marketplaces locales y extranjeros ayudaron mucho a la evangelización del uso de la tarjeta (online), porque la gente empezó a ver que había empresas que podían manejar eso profesionalmente, que el fraude tiene controles aunque sigue siendo un tema a mejorar. Ya la gente no tiene miedo. Por Plexo operan más de 700.000 personas con plásticos comprando y vendiendo productos. Por suerte, el usuario es la excusa que obliga a empresas y gobiernos a tomar decisiones, porque ahora está empoderado, es quien dice el tipo de servicio que quiere.

¿Qué postura ve de parte de los actores políticos?

Todavía siento que para gran parte de la política la economía digital es un tema que no dominan. Las discusiones que se dan son políticas y están teñidas de supuestos, prejuicios y desconocimiento, porque se analiza el punto de vista político, pero esto es una transformación social, cultural. Yo sostengo que la economía digital es la plataforma de la prosperidad, porque vamos a una sociedad diferente que va a ser más justa, equilibrada y por ende más honesta. En ese aspecto, los desafíos que tenemos son complejos, porque por ejemplo el sistema de rentas también tiene que repensarse. Hay una discusión política sobre las ayudas sociales que en una economía digital son indispensables por inclusivas, humanas y solidarias. La economía digital y la nueva sociedad requieren una solución inteligente que se pueda medir, que se conozca y se controle.

"Las discusiones que se dan (sobre economía digital) son políticas y están teñidas de supuestos, prejuicios y desconocimiento, pero esto es una transformación social"

¿Cómo lleva su doble rol?

Mi rol como empresario es que mis productos sean comercializables y hagan sentido para el progreso de la industria. Mi rol como presidente de la CEDU es dar algunas batallas, algunas son fáciles porque no hay contra quién pelear sino simplemente que las cosas se hagan.

¿Y cuáles son las complicadas?

Hay algunos temas en los que la CEDU está trabajando intensamente. El primero de ellos que me preocupa como ciudadano y particularmente en esto es la educación. Estamos trabajando muy cerca de las universidades privadas y también con la Universidad de la República. El objetivo es formar los recursos, dar los contenidos necesarios para que cada vez más gente esté capacitada en esto. En ese aspecto, los privados estamos trabajando muy bien, y los públicos nos están haciendo un lugar, entendiendo que hay que sumar. Después viene la parte regulatoria y ahí tengo que bajar mi ansiedad e ir con diplomacia. Lo que tenemos que entender es que no podemos usar las leyes que regulaban el mundo antiguo para los nuevos fenómenos. No podemos seguir modificando la ley de carretas para hacer circular los autos eléctricos, no tiene sentido. Entonces, emparchar o modificar redacciones no funciona. Algunas cosas las tenemos que refundar. Hay que hacer un upgrade de la legislación, pero también de las formas en que los gobernantes toman esos procesos. Nos hemos encontrado con que una cantidad de nuevos fenómenos no solo son regulados sino que lo primero que se hace es prohibirlos y después en seis meses nombran una comisión para ver qué dice el mundo civilizado o qué intereses se afectan. Son tiempos y procesos totalmente incompatibles con la realidad. No tenemos que tener tanto miedo a lo que viene.

"Las empresas tienen que aggiornarse lo mas rápido posible y subirse a esta ola que en realidad es un tsunami."

¿Qué efecto tiene en el comercio digital el coronavirus, considerando la recomendación sanitaria de no salir de casa?

Vivimos una etapa muy oscura sobre el presente del comercio tradicional para izar la bandera del e-commerce como si fueran cosas separadas. Hay que entender la situación actual de desasosiego. Dicho esto creo que hay una oportunidad para todo lo que es la digitalización.

¿Las empresas digitales están preparadas en Uruguay para adaptarse a esta coyuntura?

Algunas sí. Las empresas que han participado del Ciberlunes han ido aprendiendo de la mejor forma posible: a través de los hechos. Las compañías que generalmente son de vanguardia están preparadas. La mayoría no solo no está preparada a nivel de recursos y procesos sino que los tomadores de decisión no tienen el conocimiento ni la percepción de la urgencia de estos temas. Por eso decía que ahora van a estar casi obligados a repensar cómo lo que antes veían como lateral puede ser el corazón del negocio. Para eso, la CEDU está abierta a acompañar en esa tarea de aggiornarse lo mas rápido posible y subirse a esta ola que en realidad es un tsunami.

Cambios a inclusión financiera son un "paso atrás"
 
El gobierno anunció medidas que flexibilizan la ley de inclusión financiera. ¿Cómo ve estas modificaciones?

Particularmente he hecho pública mi opinión de que algunas de las sugerencias son un paso atrás respecto de la marcha con que veníamos. Veníamos bien en el manejo de la economía digital, la inclusión financiera y en procesos que estábamos actuando como se debía, por ahí no a la velocidad que deberíamos. Veníamos con un camino marcado... Al nuevo gobierno hay que darle un tiempo, creo que todavía está actuando con el eco político, porque cada vez que se habla en forma pública sobre la ley y se quiere discutir, hay aplausos. Está bien las primeras horas, pero ahora llegó el momento de reflexionar y manejarnos con razones, porque si es por el discurso político no vas a ningún lado. Tengo la esperanza de que el gobierno, que hoy está con otras prioridades, deje un espacio a los que veníamos trabajando en esto y no pegue un volantazo tan grande. Ya me junté con algunas de las nuevas autoridades y el mensaje fue «dejame verlo». Nos pusimos a disposición; ojalá se aproveche a los que hace 15 años que estamos en esto.
 
 
Fuente: